Apuntes sobre el libro “Reconocer la diversidad: textos breves e imágenes para transformar miradas”


Resultado de imagen para Reconocer la diversidad: textos breves e imágenes para transformar miradas

Hace poco más de un mes tuve el privilegio de conocer al Ignacio Calderón Almendros, profesor de Teoría de la Educación de la Universidad de Málaga, que incansablemente trabaja por cambiar la mirada hacia la discapacidad y busca a través de la educación inclusiva cambiar las prácticas opresivas que nos hacen rechazar la diversidad. 

Quedé encantada con las conversaciones que pudimos sostener tanto en el marco del Congreso iberoamericano de Síndrome de Down como en la Feria del Libro de Bogotá donde pude entrevistarlo en el marco de la franja “Leer con los sentidos” desde la cual buscábamos el reconocimiento y el respeto de las personas con discapacidad en espacios tan importantes y generadores de opinión como la FILBo.

En la feria estaba disponible el libro de Ignacio “Reconocer la diversidad: textos breves e imágenes para transformar miradas”, que además de tener unos textos que como dice el libro, buscan inquietar y alterar el orden para que surjan nuevas esperanzas, trae unas imágenes de la fotógrafa Paula Verde Francisco. Este complemento entre imagen y texto permite una lectura emotiva que nos cuestiona sobre cómo nos enfrentamos a la diversidad, específicamente con la diferencia desde la discapacidad.

Aquí quiero compartirles unos apartados y reflexiones sobre aspectos que llamaron mi atención, las cuales espero los inquiete sobre algunos puntos y sobre todo espero que logren cuestionar lo incuestionable, como nos invita el autor.

“Cuando nos referimos a la educación inclusiva, de lo que hablamos es de un gran proyecto social y educativo: el de educarnos juntos” (Pág. 15). Las negrillas no están en el libro, pero quiero hacer énfasis en esta idea, del planteamiento de la necesidad que todos los niños, las niñas y los jóvenes participen activamente desde el sistema educativo y desde el ámbito escolar con otros pares de su misma edad.

No es suficiente que en un colegio regular reciban a estudiantes con discapacidad si la idea es dejarlos en “aulas especiales”, la verdadera educación inclusiva permite precisamente educarnos juntos. “Tenemos el reto de garantizar su presencia, su aprendizaje, su participación y su reconocimiento, pero para que esto suceda es necesario que no pensemos en la escuela ordinaria ni en la escuela especial, sino en una nueva escuela que supere esta división tan violenta y dolorosa” (pág. 18). Pensar en una nueva escuela es pensar en una escuela en la que TODOS tienen cabida, una escuela a la que ni estudiantes, ni maestros, ni familias temen porque todos se respetan, aprenden de las capacidades del otro y luchan por un proyecto de vida para cada uno.

Las barreras actitudinales son de las barreras más complejas de derrumbar. Lo que hemos ido aprendiendo a lo largo de nuestra vida es lo que nos prepara para las nuevas experiencias, pero lo peor es no ser conscientes que lo que creemos que está ´bien´ o que es ´normal´ pueden lastimar a otros: “Lo peor es saber que son nuestras actitudes segregadoras las que dañan y no sus cuerpos” (Pág. 35).

“Nos asusta no ser aceptados y vivimos desde la infancia un proceso de doma cognitiva y conductual que reniega de nuestras peculiaridades” (pág. 38). Las normas sociales nos indican que debemos encajar, que debemos ganarnos un lugar en el mundo, pero ojalá de la manera más invisible y sin que nuestras diferencias resalten mucho. Es ahí donde se complejiza la participación de las personas con discapacidad que enfrentan el ser aceptados desde barreras que ponen los otros y el contexto, no ellos.

“El alumnado, las escuelas, los contextos próximos, las regiones y las culturas no son iguales, pero se comparan sin reparos en las evaluaciones internacionales que acaparan toda nuestra atención” (Pág. 60). Las pruebas estandarizadas, miden eso precisamente: los estándares que el sistema educativo ha establecido. Pero si todos somos diferentes y vemos el mundo de una manera que es imposible que otro conozca, por qué se continúa con la idea de que a todos los debemos evaluar igual. Muchos padres se preocupan por el lugar que ocupa el colegio de sus hijos en las pruebas estatales, sin darse cuenta que lo que miden esas pruebas es cómo lograr que todos los alumnos sean iguales. Mientras el sistema de evaluación no evolucione seguirá siendo muy complejo que tengamos una nueva escuela que no se enfoque en esos resultados sino en las capacidades de cada uno como individuos únicos.

Y que mejor para terminar estas pequeñas reflexiones que me generaron el libro de Ignacio Calderón, que este párrafo en el que se expresa la necesidad diaria de conocer lo que piensa el otro y reconocer la diversidad a partir de las diferentes visiones del mundo: “En la actividad de dialogar se obra un milagro: podemos saltar el conocimiento a través del reconocimiento. Porque al conversar estamos situándonos horizontalmente junto a la otra persona, haciendo posible nuestra posible nuestra transformación, nuestro “mestizaje”, que requiere de las diferencias” (Pág. 111).  

Comentarios

Entradas populares de este blog

Soledad: cicatrices del cuerpo y del alma

El tiempo: testigo de nuestra historia y sus cicatrices

¿La buena suerte existe o es pura coincidencia?