Ir al contenido principal

El sentido de la vida: recordar y sentir



Al preguntarnos por el sentido de la vida no nos queda más que pensar que el sentido es la vida misma. A veces nos pasan cosas buenas y a veces unas malas, pero esto qué quiere decir realmente. Algunos se apoyan con las religiones, otros con la competitividad, el humanismo, el capitalismo, mejor dicho le tratamos de dar sentido desde las mil y una formas. Sin embargo, qué otro sentido más que el hoy y el ahora le podemos dar.

Por ejemplo, pensemos en nuestros recuerdos. Cada recuerdo también está viciado por sensaciones, emociones y estados de ánimo. Si a una pareja le mostramos la misma foto de su Luna de miel, momento en el que se supone que estas dos personas están supremamente sincronizadas, seguro cada uno tendrá una memoria narrativa muy diferente.

He ahí también el problema de la reconstrucción de los hechos en un delito o accidente, lo único válido es pues la declaración del momento, pero también cada una de las declaraciones de los implicados será diferente de alguna manera. Nadie puede narrar exactamente igual un mismo acontecimiento y mucho memos meses o años después en un juicio.

Es por esto que si cada uno tiene una forma diferente de recolectar experiencias, cada uno le da un sentido distinto. Podemos querer aspirar a lo que alguien que conocemos tiene y amargarnos por no lograrlo. Podemos también luchar por llegar a eso mismo o quedarnos viendo al vecino y no hacer más que quejarnos.

Finalmente nosotros decidimos (cómo ya lo dije en otra entrada) determinar nuestra postura frente a la vida. Pero la decisiones que tomamos le da el sentido a la vida? O la vida misma nos da sentido? Me inclino un poco más por la primera y creer que según mis decisiones le doy sentido a mi vida.
Sin embargo, hay acontecimiento y gente que hacen que tus decisiones cambien, no se realicen completamente o que luchan contigo para evitar que logres tus sueños. Así que aunque quisiéramos hacer un plan "perfecto" de vida, existen puntos de giro ajenos tus deseos.

Pero volvamos a los recuerdos. Será que nos estamos acostumbrando a recordar solamente lo que fotografiamos? A veces es difícil recordar qué se estaba sintiendo o pensando al ver una foto de hace algunos años. Algunas veces más que recordar el momento, recordamos sólo la foto que esta en el álbum pero no a las personas que están cerca y ahora con las redes sociales ya ni miramos la foto o quienes están con nosotros sino la cantidad de likes o vistos.

Será que nuestras vidas están pasando a través de una pantalla? El otro día vi un vídeo de una persona ciega que recorrió el país no con 5 sino con 4 sentidos, la idea era recordarnos que tenemos más que los ojos y nuestros celulares para capturar imágenes. Que debemos aprender a conocer lo que nos rodea con el gusto, el tacto, el oído, el olfato y en nuestro caso la visión.

De qué nos sirve llenarnos de fotos y likes si cuando nos preguntan a qué olía el lugar o a qué sabía la comida no vamos a poder responder. Los olores nos evocan mucho más los momentos y los sentimientos que una foto. Pero si estamos tan pendientes de la imagen seguro no recordaremos que olor tenía ese momento.

Es una época compleja, de situaciones sociales que no encuentran respuesta en la vida misma y relaciones humanas que no respetan la vida. No sé que pasará en unos años y si recordaré esto que pienso hoy, pero lo único que sé es que el sentido más claro que veo hoy es el sentido de la vida misma y las luchas que van llegando año por año.

Comentarios

  1. Me fascina tus conceptos porque yo soy un convencido del poder del ahora. Podemos diseñar el futuro teniendo como experiencias el pasado, pero el ya es lo que existe.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Los 40!

Llegar a los cuarenta hace que uno se cuestione muchos aspectos de la vida. ¿He hecho lo suficiente? ¿Estoy haciendo lo que pensé hacer a esta edad? ¿Qué me falta por hacer? ¿Estoy muy vieja para hacer esto o aquello? ¿He viajado lo suficiente? ¿Le dedico el tiempo adecuado a mis hijo y al trabajo? ¿Aún podría estudiar algo más?
Pero la mayor pregunta de todas es por qué los 40 son un número que preocupa tanto. Es generalizado hacerse muchas preguntas al llegar al cuarto piso. Creo que es una edad en la que ya hay cosas que no preocupan tanto y que antes parecían ser indispensables, como por ejemplo caerle bien a algunas personas o ser parte de algo más allá de lo que se hace.
Pero a la vez se tiene la experiencia suficiente para que los proyectos que se desarrollan sean contundentes, ya no se juega tanto con el riesgo o todo lo contrario el riesgo es lo que queremos pero de una manera controlada. 
En este momento por ejemplo sé que tengo claro que no aceptaría un trabajo en algún l…

Mi postura determina mi realidad

Los 40 me han traído muchas certezas. Ahora sé exactamente con quien no quiero estar y no pierdo tiempo buscando lo que sé que no se dará. En este momento tampoco pierdo tanto tiempo tomando decisiones y tratando de ver miles de opciones, le creo más al instinto y no hago que las pequeñas decisiones se tornen insoportablemente trascendentales.
Alguien hace un tiempo me dijo que mi postura determina mi realidad, eso me gustó mucho y me permitió ver algunos aspectos de mi vida de diferente manera. Lo que quiso decir (o lo que le entendí) es que depende de cada uno ver las acciones propias y de otros desde un ángulo específico. Esto no significa cambiarse a sí mismo, sino cambiar las acciones y la percepción hacia lo que sucede cerca de nosotros.
Actualmente es muy fácil distraerse y perder esa postura que buscamos. Es tan fácil como estar en una conversación con nuestra pareja y tomar el celular para ver una fecha en el calendario y cuando nos damos cuenta estamos navegando por interminab…

¡Tengo que vivir ya mismo!

Este es el momento de la vida en el que las decisiones se toman sin pensar tanto en esa famosa frase de "seguro después tendré tiempo de hacerlo", afortunadamente no por una enfermedad, si no por una cuestión de matemáticas puras. Es tan sencillo como que en el doble de mi vida tendré 80 y hace la mitad de lo que tengo tenía 20, esa edad donde aún queda TODO por delante, edad que te permite soñar y planear. El problema hoy es cuando ves atrás y aún hay algunas que no realizas. 
Está claro que la expectativa de vida hoy es más amplia, pero la verdad aun no confío mucho en los adelantos médicos para estar segura de que los 80 serán los nuevos 60. Así que como el nombre de esta entrada ¡tengo que vivir ya mismo!, pero ¿qué traduce eso?, es que ¿antes no estaba viviendo?
Si, estaba viviendo, y la verdad he tenido una buena vida, pero antes no era consciente de las renuncias que poco a poco había hecho tanto por esa idea de "después lo hago" o por alguien más (padres, hij…