Ir al contenido principal

SOBRE EL ARTE DE ESCRIBIR CUENTOS por Roberto Bolaño

1. Nunca abordes los cuentos de uno en uno. Honestamente, uno puede estar escribiendo el mismo cuento hasta el día de su muerte.
2. Lo mejor es escribir los cuentos de tres en tres, o de cinco en cinco. Si te ves con energía suficiente, escríbelos de nueve en nueve o de quince en quince.
3. Cuidado: la tentación de escribirlos de dos en dos es tan peligrosa como dedicarse a escribirlos de uno en uno, pero lleva en su interior el mismo juego sucio y pegajoso de los espejos amantes.
4. Hay que leer a Quiroga, hay que leer a Felisberto Hernández y hay que leer a Borges. Hay que leer a Rulfo, a Monterroso, a García Márquez. Un cuentista que tenga un poco de aprecio por su obra no leerá jamás a Cela ni a Umbral. Sí que leerá a Cortázar y a Bioy Casares, pero en modo alguno a Cela y a Umbral.
5. Lo repito una vez más por si no ha quedado claro: a Cela y a Umbral, ni en pintura.
6. Un cuentista debe ser valiente. Es triste reconocerlo, pero es así.
7. Los cuentistas suelen jactarse de haber leído a Petrus Borel. De hecho, es notorio que muchos cuentistas intentan imitar a Petrus Borel. Gran error: ¡Deberían imitar a Petrus Borel en el vestir! ¡Pero la verdad es que de Petrus Borel apenas saben nada! ¡Ni de Gautier, ni de Nerval!
8. Bueno: lleguemos a un acuerdo. Lean a Petrus Borel, vístanse como Petrus Borel, pero lean también a Jules Renard y a Marcel Schwob, sobre todo lean a Marcel Schwob y de éste pasen a Alfonso Reyes y de ahí a Borges.
9. La verdad es que con Edgar Allan Poe todos tendríamos de sobra.
10. Piensen en el punto número nueve. Uno debe pensar en el nueve. De ser posible: de rodillas.
11. Libros y autores altamente recomendables: De lo sublime, del Seudo Longino; los sonetos del desdichado y valiente Philip Sidney, cuya biografía escribió Lord Brooke; La antología de Spoon River, de Edgar Lee Masters; Suicidios ejemplares, de Enrique Vila-Matas.
12. Lean estos libros y lean también a Chéjov y a Raymond Carver, uno de los dos es el mejor cuentista que ha dado este siglo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Los 40!

Llegar a los cuarenta hace que uno se cuestione muchos aspectos de la vida. ¿He hecho lo suficiente? ¿Estoy haciendo lo que pensé hacer a esta edad? ¿Qué me falta por hacer? ¿Estoy muy vieja para hacer esto o aquello? ¿He viajado lo suficiente? ¿Le dedico el tiempo adecuado a mis hijo y al trabajo? ¿Aún podría estudiar algo más?
Pero la mayor pregunta de todas es por qué los 40 son un número que preocupa tanto. Es generalizado hacerse muchas preguntas al llegar al cuarto piso. Creo que es una edad en la que ya hay cosas que no preocupan tanto y que antes parecían ser indispensables, como por ejemplo caerle bien a algunas personas o ser parte de algo más allá de lo que se hace.
Pero a la vez se tiene la experiencia suficiente para que los proyectos que se desarrollan sean contundentes, ya no se juega tanto con el riesgo o todo lo contrario el riesgo es lo que queremos pero de una manera controlada. 
En este momento por ejemplo sé que tengo claro que no aceptaría un trabajo en algún l…

Mi postura determina mi realidad

Los 40 me han traído muchas certezas. Ahora sé exactamente con quien no quiero estar y no pierdo tiempo buscando lo que sé que no se dará. En este momento tampoco pierdo tanto tiempo tomando decisiones y tratando de ver miles de opciones, le creo más al instinto y no hago que las pequeñas decisiones se tornen insoportablemente trascendentales.
Alguien hace un tiempo me dijo que mi postura determina mi realidad, eso me gustó mucho y me permitió ver algunos aspectos de mi vida de diferente manera. Lo que quiso decir (o lo que le entendí) es que depende de cada uno ver las acciones propias y de otros desde un ángulo específico. Esto no significa cambiarse a sí mismo, sino cambiar las acciones y la percepción hacia lo que sucede cerca de nosotros.
Actualmente es muy fácil distraerse y perder esa postura que buscamos. Es tan fácil como estar en una conversación con nuestra pareja y tomar el celular para ver una fecha en el calendario y cuando nos damos cuenta estamos navegando por interminab…

¡Tengo que vivir ya mismo!

Este es el momento de la vida en el que las decisiones se toman sin pensar tanto en esa famosa frase de "seguro después tendré tiempo de hacerlo", afortunadamente no por una enfermedad, si no por una cuestión de matemáticas puras. Es tan sencillo como que en el doble de mi vida tendré 80 y hace la mitad de lo que tengo tenía 20, esa edad donde aún queda TODO por delante, edad que te permite soñar y planear. El problema hoy es cuando ves atrás y aún hay algunas que no realizas. 
Está claro que la expectativa de vida hoy es más amplia, pero la verdad aun no confío mucho en los adelantos médicos para estar segura de que los 80 serán los nuevos 60. Así que como el nombre de esta entrada ¡tengo que vivir ya mismo!, pero ¿qué traduce eso?, es que ¿antes no estaba viviendo?
Si, estaba viviendo, y la verdad he tenido una buena vida, pero antes no era consciente de las renuncias que poco a poco había hecho tanto por esa idea de "después lo hago" o por alguien más (padres, hij…